Video de Save The Children que me inspiró esta reflexión

Crecí con los cuentos de mis abuelos sobre la guerra civil española, cómo la vivieron, cómo pasaron hambre, miedo y agresión, hermano contra hermano, vecino contra vecino. Escaparon, pasaron mucho trabajo en Venezuela hasta que pudieron lograr una vida digna en este país maravilloso que los acogió aunque no fueran de aquí.

Ahora estamos en una situación donde los extremistas quieren detonar la olla de presión que nuevamente se ha ido cocinando desde el 89, con un gobierno que en vez de servir a todos y crear condiciones para vivir dignamente ha levantado un muro de separación de una lado con una polarización inaguantable y por otro lado con una incapacidad de tomar medidas adecuadas (desde hace mucho tiempo) para reducir los problemas sociales, económicos y de seguridad, donde más bien algunas de sus importantes medidas las han agudizado.

Y digo el gobierno (y no la oposición que tiene responsabilidades también) porque independientemente que sea de derecha, izquierda, centro, arriba y abajo; es el principal responsable de garantizar la convivencia, la paz y las condiciones mínimas de vida de TODA la población, y debe ser efectivo en controlar a los que atentan contra ella tanto de dentro como de afuera (y si no para qué votamos por él).

La solución pasa primero porque todos reconozcamos al otro, incluso a los que piensan distinto a los que viven del otro lado de la ciudad. Un reconocimiento cargado de empatía que combata al odio. Los esfuerzos del gobierno y otros sectores por las conversaciones de paz no son suficientes si a la hora siguiente los discursos y los mensajes son de odio, descalificación, mentiras y separación y las medidas correctas no se toman ya.

No quiero que a mis hijos ni a los hijos de nadie les pase la situación que está en el video ni en Venezuela ni en ninguna parte. Ni que se repita las historias de guerra civil de mis abuelos bajo ninguna justificación, pero lamentablemente cada vez vamos más hacia allá ¿en qué parte del video crees que están tus hijos?

La violencia la rechazo rotundamente, venga de donde venga, practico desde hace muchos años otras formas de disidencia y protesta con mi grupo y comunidad que han logrado cosas realmente importantes que muchas veces pasan desapercibidas. Certifico que los medios pacíficos son efectivos pero no efectistas.

Cada muerto o torturado de cualquier lado es una luz que guía el camino que se apaga y una persona, una familia, una comunidad que ha recibido un ticket para el odio y la separación definitiva. Mientras más sean, más difícil será el camino.

Sólo les pido a cada uno: Reconozcamos al otro, cambiemos el discurso de separación de ellos y nosotros, y desde ese principio donde estemos, lo que hagamos dediquémonos a cambiar este país, con trabajo, activismo, protesta y propuestas para cuando salgamos de la situación problemática quedemos mejor y no con un saldo de odio irreconciliable. No vale la pena.

Share

Tags: , , ,